lunes, 7 de octubre de 2013

I love my blog


http://2.bp.blogspot.com/-P-bfTY-qOt8/UiXgkDvYjKI/AAAAAAAAImg/joNKw_AU-W0/s1600/Modelo+2.png

Blanca Balzola la creadora del súper-blog "Personalización de Blogs" ha lanzado una iniciativa que me parece muy interesante: lanzar un post explicando por qué me gusta mi blog. Muchas gracias Blanca!


1)
La razón más importante por la que "I love my blog" es porque disfruto siendo madre. Soy feliz y observar a mis 3 hijos, cada uno diferente con su personalidad, sus gustos y sus manías me llena completamente. La maternidad es algo maravilloso. (aunque no fácil)

2)
Otra razón por la que "I love my blog" es porque  me encanta el mundo de los niños y me fascina su desarrollo, cómo van descubriendo el mundo y cómo a través de sus ojos vamos redescubriéndolo los adultos.


3)
Una razón más por la que "I love my blog" es porque como el propio subtítulo indica soy una mamá aprendiendo a educar. Los tiempos han cambiado y ya no se educa como se hacía cuando yo era niña. Igual que yo estoy aprendiendo leyendo libros, páginas web, haciendo cursos, hablando con otros papás, etc. quiero compartirlo por si a alguien puedo ayudar en esta ardua tarea de educar a los hijos.


¡Espero que a ti también te guste!
Carmen

jueves, 8 de agosto de 2013

Los gritos de las madres

Las madres gritamos porque somos nerviosas (por regla general) y nuestro estado de ánimo y paciencia depende mucho de nuestras hormonas. También nuestra voz suele ser más aguda que la de nuestros maridos, así que suena más estridente y pone más nerviosos a los niños. Se puede NO gritar, sólo hay que desearlo y dejar ese pensamiento grabado en el cerebro "no gritar, no gritar" para que en el momento crítico el cerebro lo recuerde. Ayuda el ir a beber agua para calmarse cuando se está en medio del problema, contar... También ayuda decirlo a los niños: "no voy a gritar, obedece". "ayudame a no gritar" y ellos se dan cuenta de tu esfuerzo y hacen ellos mismos el esfuerzo. Hay que actuar como un equipo. :-)

martes, 9 de julio de 2013

¡Mamá contentísima!



Evidentemente ha habido una buena trampa: No hemos estado casi en casa y de visita todos somos muy buenos... y mamá ha sido un poquito indulgente (...)

Resulta que pensé un plan para sobrevivir a este mes de vacaciones en el que estoy sola con ellos mientras papá trabaja: el sistema de puntos y premios. He formado un equipo con mis 3 hijos y ellos tienen que conseguir 4 objetivos que les reportan 1 punto cada uno y yo tengo que conseguir 1 objetivo que les reporta hasta 4 puntos.



Si consiguen 100 puntos al finalizar el mes les llevaremos un día a un centro de juegos con piscina de bolas, castillos hinchables y esas cosas. Si consiguen 200 puntos, además de ir al centro de juegos, iremos a cenar al McDonalds. 

Reconozco que fui bastante ingenua pensando que iban a conseguir cada día no menos de 5 puntos... ¡y el primer día consiguieron solo 1! Durante la semana pasada la máxima puntuación fue 3.5. Por eso hoy que han conseguido 7.5 puntos (sobre un total de 8) estoy contentísima, sobre todo porque espero que esto sirva para animarles y comprobar que sí pueden conseguir una puntuación alta. Veremos qué tal termina esta semana.


miércoles, 3 de julio de 2013

Segundo día solos

El horario funciona bastante bien. El tener las actividades con una hora fija ayuda mucho a que los niños acepten el horario y no discutan por hacer una cosa o dejar de hacer otra. Por ejemplo mis hijos no me ponen ningún problema para hacer la tarea de vacaciones y no intentan escaparse a jugar. Procuro que no estén mucho tiempo, unos 20-30 minutos como máximo y desde luego Federico que tiene 3 años está solo 5 minutos. 

En otros aspectos están bastante revueltos y es de puro aburrimiento. Yo tengo tareas qué hacer en casa y aunque estoy con ellos todo lo que puedo, para ellos nunca es suficiente. Los peores momentos para todos son un rato antes de comer y cenar que es cuando todos tenemos hambre y no marcha todo perfecto. 

A seguir trabajando! 

miércoles, 19 de junio de 2013

Guía para educar a los hijos

Hace poco he descubierto este libro: "Niños desobedientes, padres desesperados". Me lo he comprado porque lo comencé a leer y me parece que habla de una manera muy sencilla y contundente, enumerando los numerosos problemas con los que nos topamos a la hora de educar a los hijos y va dando pautas muy claras para educar con "autoridad positiva" como lo llaman en el libro. Aquí podéis leer las 50 primeras páginas del libro.  

¡Espero que os parezca útil! Yo no puedo dejar de leerlo.


lunes, 17 de junio de 2013

¡Vacaciones!

Acabó el curso por fin y comenzaron las vacaciones (de mis hijos). Las dos últimas semanas me han dejado K.O.: Festival del colegio, cumpleaños de mi hija, visita en casa, aproveché el último día de cole para comprarme un par de trapitos... 

De cara a las vacaciones: he confeccionado un horario para los niños marcando con hora fija las cosas importantes que me interesa que no se desmanden como las horas de comer o acostarse y la hora de hacer las tareas de verano (30 min.) El resto del tiempo: jugar, piscina y ver la tele (la tele merece capítulo aparte)

Veremos qué tal se nos va dando, ya os iré contando. 
Carmen

 


jueves, 6 de junio de 2013

Dormir bien ayuda a soportar mejor cualquier situación

Estamos en la recta final del curso, los niños están cansados ¡y nosotros también! Dios mío que pase pronto: mucho calor, festivales de fin de curso, fines de semana llenos de eventos... y las pruebas finales, reuniones con profesores... Una lista inacabable ¿verdad? 

Ahora que anochece tan tarde es difícil meterse en la cama, no apetece. Pero es importante mirar el reloj y tener fuerza de voluntad para cumplir los horarios. Todos necesitamos descansar, los niños para sus últimos esfuerzos en el cole y los papás para no morir en el intento. 

¡Suerte!