martes, 9 de julio de 2013

¡Mamá contentísima!



Evidentemente ha habido una buena trampa: No hemos estado casi en casa y de visita todos somos muy buenos... y mamá ha sido un poquito indulgente (...)

Resulta que pensé un plan para sobrevivir a este mes de vacaciones en el que estoy sola con ellos mientras papá trabaja: el sistema de puntos y premios. He formado un equipo con mis 3 hijos y ellos tienen que conseguir 4 objetivos que les reportan 1 punto cada uno y yo tengo que conseguir 1 objetivo que les reporta hasta 4 puntos.



Si consiguen 100 puntos al finalizar el mes les llevaremos un día a un centro de juegos con piscina de bolas, castillos hinchables y esas cosas. Si consiguen 200 puntos, además de ir al centro de juegos, iremos a cenar al McDonalds. 

Reconozco que fui bastante ingenua pensando que iban a conseguir cada día no menos de 5 puntos... ¡y el primer día consiguieron solo 1! Durante la semana pasada la máxima puntuación fue 3.5. Por eso hoy que han conseguido 7.5 puntos (sobre un total de 8) estoy contentísima, sobre todo porque espero que esto sirva para animarles y comprobar que sí pueden conseguir una puntuación alta. Veremos qué tal termina esta semana.


miércoles, 3 de julio de 2013

Segundo día solos

El horario funciona bastante bien. El tener las actividades con una hora fija ayuda mucho a que los niños acepten el horario y no discutan por hacer una cosa o dejar de hacer otra. Por ejemplo mis hijos no me ponen ningún problema para hacer la tarea de vacaciones y no intentan escaparse a jugar. Procuro que no estén mucho tiempo, unos 20-30 minutos como máximo y desde luego Federico que tiene 3 años está solo 5 minutos. 

En otros aspectos están bastante revueltos y es de puro aburrimiento. Yo tengo tareas qué hacer en casa y aunque estoy con ellos todo lo que puedo, para ellos nunca es suficiente. Los peores momentos para todos son un rato antes de comer y cenar que es cuando todos tenemos hambre y no marcha todo perfecto. 

A seguir trabajando!