miércoles, 3 de julio de 2013

Segundo día solos

El horario funciona bastante bien. El tener las actividades con una hora fija ayuda mucho a que los niños acepten el horario y no discutan por hacer una cosa o dejar de hacer otra. Por ejemplo mis hijos no me ponen ningún problema para hacer la tarea de vacaciones y no intentan escaparse a jugar. Procuro que no estén mucho tiempo, unos 20-30 minutos como máximo y desde luego Federico que tiene 3 años está solo 5 minutos. 

En otros aspectos están bastante revueltos y es de puro aburrimiento. Yo tengo tareas qué hacer en casa y aunque estoy con ellos todo lo que puedo, para ellos nunca es suficiente. Los peores momentos para todos son un rato antes de comer y cenar que es cuando todos tenemos hambre y no marcha todo perfecto. 

A seguir trabajando! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario